La Secretaría de la Función Pública (SFP) determinó este viernes que no hay conflicto de interés en la relación de Daniel Chávez Morán, dueño de Grupo Vidanta, con el presidente Andrés Manuel López Obrador, y que no tiene jurisdicción para investigar a la empresa KEI Partners, la empresa del hijo de Chávez en Houston donde trabaja José Ramón López Beltrán, el hijo del mandatario.

En un comunicado difundido la tarde de este viernes, la dependencia dirigida por Roberto Salgado Aquino informó que inició una investigación el pasado 15 de febrero, tras el reportaje de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) sobre la casa en Houston del hijo del mandatario.

La SFP indicó que recibió «un escrito en el que se imputa al Presidente de la República y al C. Daniel Chávez Morán haber incurrido, presuntamente, en ‘conflicto de interés, cohecho y soborno’», tras darse a conocer que el hijo de López Obrador trabaja formalmente en la empresa KEI Partners, de Iván Chávez, hijo de Chávez Morán.

Chávez Morán forma parte del Consejo Asesor Empresarial de López Obrador, quien aparte lo nombró supervisor honorario del Tren Maya, cargo en el que supervisa los avances del megaproyecto.

La SFP determinó en su investigación que Chávez Morán no cobró «ningún sueldo, emolumento, pago o retribución», y que «no se encontraron irregularidades en los actos jurídicos relacionados entre el Grupo Vidanta e instituciones del Gobierno Federal».

Respecto a KEI Partners, la empresa con la que José Ramón López Beltrán consiguió su visa para residir en Estados Unidos, la SFP determinó que «no tiene competencia para investigar actos jurídicos ajenos a la Administración Pública Federal, ni tampoco los actos celebrados fuera del territorio nacional».

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like