El municipio Chignahuapan y la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente clausuró un aserradero porque carecía del sustento legal para su funcionamiento.

La Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) , a través de sus redes sociales y canales digitales, indicó que un equipo acudió a clausurar las operaciones de un lugar que operaba como aserradero, pero que no pudo acreditar el permiso para desarrollar dichas actividades.

El inmueble se encontraba cubierto por una lámina metálica, la cual servía de techo y era sostenida únicamente por algunas estructuras de cemento y con una abundante cantidad de madera y aserrín esparcida en todo el aserradero.

Las autoridades aseguraron madera y una serie de objetos utilizados como maquinaria.

La clausura del aserradero forma parte de una inspección realizada por la PROFEPA, en materia de vigilancia forestal en esa zona del estado.

Ninguna dependencia informó acerca de las cantidades de producto maderero que fue incautado en el lugar, ni tampoco si se formularon las denuncias correspondientes.

Es importante recordar que de enero a marzo de 2022, la Fiscalía General del Estado (FGE) lleva contabilizadas 16 carpetas de investigación por delitos contra el medio ambiente.

En relación al año anterior, significa un incremento del 60 por ciento, cuando en el mismo periodo se presentaron sólo 10 denuncias de esa índole.

Foto: El Norte
LSM

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like