Luego de por lo menos cinco años, el estado de Puebla ha dejado de ser el epicentro nacional del huachicol o robo de combustible de ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex), aunque se mantiene en primer lugar en el país por hurto de gas Licuado de Petróleo (LP). Así se aprecia en el último informe del observatorio ciudadano Igavim en el que destaca una disminución del 91.69 por ciento de tomas clandestinas de gasolina y 61.27 por ciento de gas LP.

El estado de Puebla en este mismo período, registró el mayor número de tomas clandestinas en ductos de gas L.P. con el 32.96 por ciento del total nacional, seguido de Veracruz, Estado de México e Hidalgo.

Sin embargo, ha bajado 61.27 por ciento en el número de robos, luego de que en el primer trimestre del 2021 se habían registrado 537 casos.

El municipio de Acajete es el que más registra en la entidad huachicol de gas LP al registrarse 34 tomas abiertas, lo que lo ubica en el quinto lugar de todo el país.

Después le sigue el municipio de Los Reyes de Juárez, donde se localizaron 20 tomas clandestinas y 18 en San Matías Tlalancaleca, por 17 de Acatzingo, ubicados en los lugares 11, 12 y 13 de todo México.

En cuanto a gas LP, el mayor incremento porcentual se originó en los estados de Veracruz e Hidalgo, mientras siete entidades federativas presentaron una disminución significativa.

En el ranking municipal con registros de tomas en ductos de gas LP, en el estado de Puebla se identificaron 16 municipios, 11 en Estado de México, 6 en Veracruz, 3 en Tlaxcala, 2 en Hidalgo y Tabasco y 1 en Guanajuato, Nuevo León y Querétaro.

“Este delito muestra el dinamismo como generador de alternativas en la economía delictiva, el caso del estado de Puebla es un claro ejemplo, mientras en esta entidad disminuyó el delito, se pudo identificar un incremento importante en las entidades vecinas, salvo el caso de Tabasco”.

“Es importante remarcar que aunque el delito solo presenta registros en nueve entidades, es necesario analizar los impactos acumulativos que genera en otros delitos de alto impacto y en otros territorios”, resalta Igavim.

Según los datos obtenidos por solicitud de información, de enero a marzo de este año en Puebla se localizaron 59 tomas clandestinas de gasolina, un promedio de una cada 37 horas 45 minutos, décimo lugar del país.

En el mismo lapso, el año pasado fueron 710 las tomas clandestinas o huachicol encontrado, lo que mantenía a la entidad en segundo lugar nacional.

Incluso Huauchinango, en la sierra norte de Puebla, con 19 tomas clandestinas, se ubica en el sitio 39 entre los municipios con más huachicol del país, el más alto el estado.

La situación cambia en cuanto al robo de gas LP, donde Puebla se mantiene en el primer lugar nacional con más ductos abiertos para robo, con 208 tomas clandestinas.

Asimismo, de acuerdo con los registros indicados por Pemex, de enero a marzo de 2022 a nivel nacional se identificaron 2 mil 561 tomas clandestinas por robo de hidrocarburo en ductos.

Dicha cifra representó una disminución del 8.21 por ciento en comparación con el mismo período de 2021, misma situación se pudo observar en los registros de tomas clandestinas en ductos de gas LP con el 8.82 por ciento.

En tanto, el estado de Hidalgo durante el primer trimestre 2022 se identificaron mil 383 tomas clandestinas en ductos de hidrocarburo, lo que representó un incremento de 20.16 por ciento en comparación con el primer trimestre de 2021.

En el histórico a nivel nacional, sobresale marzo del 2022 ya que registró el segundo mayor número de tomas clandestinas desde enero del 2021.

Las comparativas muestran un incremento de tomas clandestinas en 13 entidades federativas, destacando el estado de Hidalgo con el 41.25 por ciento del total de tomas clandestinas identificadas a nivel nacional.

El mayor incremento porcentual se reflejó en el estado de Jalisco, mientras las mayores disminuciones porcentuales se registraron en Chiapas, Chihuahua, Tlaxcala y Puebla.

Asimismo, las entidades que tiene una tendencia al alza en el primer trimestre del 2022 son Baja California, Guanajuato, Hidalgo, Jalisco, Estado de México, Michoacán, Querétaro y Tamaulipas.

En el ranking municipal con mayores registros, el 28.57 por ciento corresponde a sitios ubicados en el estado de Hidalgo.

Por lo tanto, Igavim destaca en las conclusiones que la alternativa del delito de tomas clandestinas, exhibe impactos negativos acumulativos en los delitos de alto impacto que no son cuantificados, lo que permite el dinamismo y migración delictiva.

“El registro de tomas clandestinas en ductos de hidrocarburo no solo debe medirse en el volumen, también deben cuantificarse los riesgos, el grado de contaminación y su alternativa económica delictiva que genera y que da continuidad a la apertura”, pidió el organismo civil.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like